Es sabido que cuando vamos a alquilar o vender un piso, lo más recomendable es presentar el inmueble en las mejores condiciones y con unas buenas luces de iluminación, y eso por supuesto empieza por tenerlo bien limpio. Pero si no quieres utilizar un producto industrial para hacer la limpieza, aquí te damos varias recetas para hacer tu propio jabón o limpiador casero, con poderes desinfectantes que no tienen nada que envidiarle a los artículos que consigas en una tienda.

Para los pisos de madera natural extraída de poda de árboles, combina media taza de vinagre blanco y una cucharada de aceite vegetal. Agrega una taza de agua. Mezcla bien y restriega suavemente los pisos para devolverles la vida y dejarlos limpios. Agrega un par de gotas del aceite esencial de tu preferencia para un olor agradable. Asegúrate de quitar los restos de esta preparación para evitar suelos resbalosos.

Para hacer un limpiador para pisos de todo tipo, mezcla partes iguales de vinagre y agua y colócales en un trapeador. Para manchas muy fuertes, trátalas previamente con dos cuadras de bicarbonato de sodio disueltas en 16 onzas de agua. Trapea bien y empapa el trapeador con agua pura para enjuagar.

Para librarte de las manchas naturales de alfombras, mezcla partes iguales de vinagre y agua sin cortar la mezcla. Con un spray, rocía por la mancha y déjalo reposar por cinco minutos, restriega suavemente con un cepillo. Agrega una o dos gotas de líquido limpiador para manchas más fuertes.Para manchas fuertes de grasa, echa libremente maicena o fécula de maíz sobre la mancha y déjala reposar hasta que se seque. Aspira el residuo, y luego usa la mezcla anterior para terminar de limpiar las marcas de zapatillas.

Para marcas de polvo que no salen, mezcla un cuarto de taza de sal, con lo mismo de bórax y vinagre, restriega sobre la mancha con esta mezcla. Déjala reposar hasta que se seque y aspíralo. Usa los métodos anteriores si queda alguna mancha, ¡funcionan como un amuleto mágico!.